Memorias de un friki – Episodio 8 – Cine de barrio


En la oscuridad de la sala de cine, el haz luminoso que sale del proyector golpea la pantalla blanca, la llena de mundos surgidos de la mente del guionista, mundos que alimentan nuestras fantasías y nuestros deseos ocultos.

¿Cuantas horas hemos pasado sentados en una de estas salas? Ven, siéntate a mi lado, aquí, donde enfoca el acomodador con su linterna, hay un sitio libre.