DIÓGENES DIGITAL

Supongo que saben qué es el Síndrome de Diógenes. Lo deben de haber visto muchas veces en las noticias. Los afectados de este síndrome se dedican a acumular, de manera enfermiza, las cosas más increíbles en sus viviendas, llegando a acumular basura. Normalmente, el olor y el aumento de los insectos ponen en alerta a los vecinos, y es cuando se les desaloja para limpiar el piso cuando aparecen en las noticias.

Esto era el pasado. En el futuro, la basura será digital. ¿Qué digo en el futuro? En el presente. No sé qué tan ordenado es usted, querido lector, pero yo soy un desastre, tanto en mi entorno físico como en el digital. En el físico, afortunadamente, no llego a lo enfermizo, y el espacio suele poner límite a mi acumulación de cómics, libros, juegos y discos; principales fuentes de mi afán acumulador (pero no las únicas fuentes, ojo).

Sin embargo, esto no sucede en el mundo digital. Quien más quien menos, ahora mismo tenemos en nuestros ordenadores un disco duro de 500GB en adelante (casi siempre de 1TB), varias memorias flash para intercambiar material con amigos o para llevar siempre encima cosas que necesitamos, algún dispositivo móvil con memoria variable, los más anticuados tienen incluso CDs y DVDs con copias varias de seguridad o datos acumulados para limpiar el ordenador a falta de sitio.

Empecemos por las fotos. La foto analógica nos costaba la pasta, hacíamos una copia de cada, y luego sólo las copias que alguien nos pedía expresamente. Ahora ya no, ahora no hay que pasar por la tienda, basta con descargarla al ordenador o disco multimedia. Y claro, ¿para qué borrar esa foto oscura? ¿O esa tan borrosa que no distingues nada? ¿O aquella que el dedo tapa el objetivo? Ya lo haré otro día, nunca se sabe si me puede servir para algo. Además, con mi cámara amunicionada con una tarjeta de memoria de 32GB, ¿por qué conformarme con 36 fotos? Mejor 200, ó 500, y algunos vídeos. Y eso sin contar las fotos que nos bajamos de Internet (artísticas, que sólo son artísticas hombre, que sólo me meto en esas páginas por los artículos de interés, lo que yo les diga). A esto hay que sumarle que cualquiera se pone ahora a probar a hacer cosas a las fotos: que si un filtro, que si la meto en esta aplicación que te pone cara de zombi, que si espera que verás que risa, que si me he torrado y me ha quedado horrible. Y cada prueba una copia más, y otra, y otra. Y al final veinte copias de la misma foto.

Y si no borramos fotos, ¿cómo vamos a borrar correos?. A saber cuándo puedo necesitar volver a mirar ese mensaje que me propone enviarme dinero de un dictador africano para guardarlo. Pero si basta con mirar su carpeta de download (sí, hombre, sí, donde su navegador guarda todo lo que se descarga de Internet) y ver la cantidad de basura que tiene ahí acumulada. O simplemente su escritorio, o quizás debería llamarlo su “iconario”, porque solo se ven íconos en cada milímetro.

¿Y la música? Paren ya de descargar LPs completos, coño, que tienen música para oír hasta que el sol se apague, y le distraerá de ver todas esas series de televisión, o de leer todos los libros y cómics que se descargó en ese fichero comprimido llamado “Todos los libros desde la Biblia hasta Danza de Dragones”.

El tamaño no importa, acumulamos y acumulamos hasta que:

  • Nos explote el disco y lloremos amargamente por toda la información perdida.
  • Nos quedemos sin espacio en disco y lloremos amargamente porque debemos borrar algo
  • Cambiemos de ordenador y lloremos amargamente porque seamos incapaces de hacer una copia de seguridad en condiciones.

Que no hombre, que no, que esto no puede seguir así, que hay que hacer algo. Esta mañana he visto un disco doble de 6TB en raid que…

Anuncios

3 comentarios en “DIÓGENES DIGITAL

  1. Lo bueno de cambiar a un ordenador con un disco más gordo es que puedes copiar todo lo que tenías en el viejo (incluidos los programas y los archivos de sistema que luego tendrás que volver a instalar) y aun te queda espacio para meter más cosas (también conocidas como “más mierda”).
    El directorio con el windows 3.11 es útil por si acaso necesitas algo que tenías en el escritorio en 1993.
    Y mejor aún: mi mujer no me critica por tenerlo desordenado!!! (cosa que sí pasaba con las cajas de zapatos llenas de disquetes)

  2. Fran F G dijo:

    Yo hace tiempo que adopté la filosofía de Google: no ordenes, busca. Tengo todo metido a saco en los discos duros de almacenamiento y el contenido de esos discos lo tengo en un base de datos que me permite encontrar el archivo que busco y saber a qué disco lo tengo que ir a buscar. De momento este sistema me funciona bastante bien.

    1. Juas, uno de los ejercicios de Programación que hemos hecho este semestre proponía algo parecido. Por cierto que el nuevo OSX Maverick añade las etiquetas a los ficheros, lo que hará más facil ese tipo de clasificación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s