14N HACIA OTRA HUELGA GENERAL

Pues sí, ya ha dejado de ser un rumor para convertirse en algo firme, UGT y CCOO anuncian convocatoria de huelga para el 14 de noviembre. Seguro que otros sindicatos se unirán, y posiblemente otra huelga general convocada por CGT en otra fecha, cambie de fecha (pero esto es pura especulación).

Mi experiencia en la última huelga general, me hace preguntar si estamos haciendo lo correcto con estas convocatorias (y con la difusión sindical en general). La verdad es que ayuda el haber puesto en común algunas ideas con unas amigas de otros sindicatos, y comprobar que no soy el único que hace esas reflexiones.

Que conste que siempre he defendido la forma de protesta máxima a la que tienen derecho los trabajadores, pero es que quizás el primer problema ya viene de ahí “que tienen derecho los trabajadores”.

La huelga no es algo nuevo, dicen los historiadores que la primera fue en el 1166 AC, en Egipto. La huelga ha sido siempre el mecanismo de presión final, cuando la negociación era imposible, para conseguir que un patrón escuchara las reivindicaciones de sus trabajadores. Es un tira y afloja, de ver quien aguanta más, si el patrón viendo su producción parada o disminuida, o los trabajadores que no reciben salario por estar de huelga (eso cuando no reciben otros problemas peores).

Es por ello que el terreno ideal para una huelga es una empresa, o un sector. Normalmente al decir esto hablamos de territorios limitados, de trabajadores concienciados, porque son los afectados directos de los beneficios obtenidos por la huelga. Por no decir que es mucho más fácil de controlar por los piquetes informativos.

Ya que nombro a los piquetes informativos, abro un paréntesis para hablar algo más de ellos. ¿Qué es un o qué debería ser un piquete informativo? Lo que su nombre indica, informativo. O sea, yo soy un ciudadano y/o trabajador que no me he enterado de los motivos de la huelga que me afecta como trabajador o como usuario, y estos señores me informan de voz o mediante el reparto de folletos, no hacen nada más, solo informar. Al margen de esos piquetes debería haber algo que llamaré Piquetes Activos. Estos son los que deben actuar cuando un trabajador o grupo de trabajadores no puede hacer huelga por las amenazas y medidas de presión de su jefe (también llamado Piquetes Empresariales”). Los piquetes activos se presentan en esa empresa para impedir que los trabajadores puedan entrar a trabajar, los trabajadores “quieren”, pero no les dejan, el jefe no puede tomar represalias con ellos, y ellos ven respetado su derecho a la huelga. Cierro paréntesis.

De todos modos los sindicatos nos hemos domesticado mucho en como llevamos una huelga. Aunque no hace mucho hemos visto como se las traen lo mineros cuando les tocan los huevos. Eso es una huelga de la antigua escuela, nada de un día de mierda, nada de servicios mínimos, nada de concesiones, todo o nada, y el que sea más fuerte en movilización, gana la batalla. Ahora nos limitamos a un día de huelga, servicios mínimos, falsear cifras, y parar las tres o cuatro cosas más visibles para dar sensación de éxito total.

Pero no estamos hablando de una huelga de empresa o de sector, estamos hablando de una huelga general, de algo que debe de paralizar a un país. Y ahí es donde notamos lo que he venido a llamar el Gueto Sindical./

Una huelga general solo se puede convocar para demostrar al gobierno el descontento de la mayoría de la sociedad, no solo de los trabajadores. En una huelga general deben participar trabajadores, parados, jubilados, estudiantes, personas que cuidan de sus familiares. ¡Coño! ¡En una huelga general deberían de participar hasta los empresarios!

Pero esto no se consigue desde el gueto, esto no se consigue a base de asambleas en centros de trabajo (donde de 4000 trabajadores te vengan 4), esto no se consigue con reivindicaciones laborales, porque una huelga general está más allá de todo eso. Una huelga general es la expresión de que el pueblo está hasta los huevos de un gobierno que lo único que hace es negar la realidad y darles por el culo, sin hacer caso de sus protestas. Una huelga general debería de ser un pulso, de un pueblo a sus gobernantes, hasta que estos hicieran caso de sus peticiones o dimitieran.

¿Y por qué no pasa esto? La calle se llena cada semana de gente quejándose, por una u otra cosa, el número de parados crece sin cesar, los abusos contra los más dependientes van a más, los recortes, los impuestos, nos afectan a todos, ¿por qué toda esa gente no está en la calle el 14N?

Aquí es donde se demuestra que el gobierno y los partidos políticos no son los únicos que viven en una realidad alternativa, a los sindicatos también nos pasa. Nos pensamos que representamos al pueblo, porque creemos que representamos a los trabajadores. Pues ni lo uno, ni lo otro. ¿Recuerdan esa frase tan de moda estos días? “No nos representan”, pues los sindicatos deberíamos aplicárnosla, porque no les representamos, solo una pequeña minoría se siente representada por nosotros, y hasta eso es dudoso, porque hay un porcentaje de afiliados que solo lo está para tener un abogado barato cuando lo necesita.

El pueblo ve a los sindicatos como otra casta más, otro engranaje de la máquina que les da por el culo. Nos ve pactar pérdidas de derechos, nos ve hacernos fotos con los que les están jodiendo, nos ve acuchillarnos por poner una bandera más que el otro sindicato, al lado del cual nos manifestamos, nos ve disfrutar de unos privilegios que ellos no pueden tener, nos ve alimentarnos de la misma teta a la que se supone que deberíamos enfrentarnos, y no lo entiende. No lo entiende, porque las cosas buenas que hacemos quedan tapadas por toda esta costra de roña. No lo entienden porque cuando hablamos, hablamos para el gueto, no para ellos.

Y entonces pasa lo que pasa, que a los primeros que tenemos delante cuando hay una huelga general es a ellos, a ese pueblo al que no representamos, y que ese día ve que no puede llegar a su trabajo y su jefe se lo va a descontar, que no puede ir al médico, que no puede ir a comprar. Lo más irónico es que esa persona, esa persona que está gritando indignada al piquete que no le deja coger el metro, en realidad está tan hasta los huevos del gobierno como el que se lo está impidiendo. Pero como no nos entiende, como no le representamos, como no puede ir a cargase en el gobierno, se caga en nosotros, que nos tiene más a mano. Y por los mismos motivos, nosotros nos cagamos en ella.

Y este círculo vicioso seguirá y seguirá, a menos que lo cambiemos. Y cambiarlo está, sobre todo, en nuestras manos, en manos de los sindicatos. De hacer una labor de difusión muy importante, de salir del gueto y ponernos al lado de la sociedad, de olvidar banderas y marchar con ellos hombro con hombro, cuando convocamos nosotros o cuando convocan ellos. Tendríamos que ponernos delante cuando les quieren reprimir a porrazos, denunciar esa violencia injustificada. Y habría que ir pensando en que si queremos estar ahí abajo, en la realidad, tendríamos que empezar a dejar algunos de esos privilegios que tenemos, y tendríamos que dejar de sonreír, cuando vamos a hacernos según que fotos, al menos que se nos noto de mala hostia. Tendríamos que ser capaces de no querer ser la voz del pueblo, sino de hablar junto a ellos, que ya hay demasiado listo que se proclama “la voz del pueblo”. Para esta huelga los mitings y las asambleas deberían hacerse en las plazas, en los barrios, en la calle. Deberíamos hacer que los oiga la gente, deberíamos hacer que la Red ardiera con nuestros mensajes, repetidos por todos.

Y si no somos capaces, es que no nos merecemos estar donde estamos, y que debemos dar un paso atrás, y dejar que se ponga al frente otros que sí sean capaces.

Anuncios

3 comentarios en “14N HACIA OTRA HUELGA GENERAL

  1. Gemma dijo:

    No me gusta el artíclo debido a que desde las verdades a medias se generaliza para descalificarlo todo. Falta rigor, pruebas, datos fehacientes. La demagogia a través de sus más bajos recursos de estilo no construyen, la sinécdoque campa a sus anchas y la desmoralización sigue a los lectores. Valoramos lo negativo y olvidamos lo positivo. Hace 30 años se vivía en la miseria, el Pacto Social nos llevó a un alto estado de Bien Estar, ahora lo quieren destruir. Los 27 años anteriores a la crisis han dado cultura y nivel de vida al país. Niegalo y niega la influencia sindical, pero demuestralo, si puedes. Reflexiona y firma. No sigas anónima.

    1. Ante todo Gemma, gracias por dejar tu comentario, la mayoría de gente solo pasa, lee, y no dice nada, y así no hay manera de saber si se va pr el buen camino o no. Tiene gracia que me llames anonima (con anonimo al menos habrías acertado el sexo), si pones en google Cainite62, la primera entrada que te sale es mi nombre y mi apellido. Y es que Cainite62 no es una máscara donde esconderse, es el apodo que he llevado siempre desde que existe Internet. Podría entrar a negar, o no, todo lo que dices, pero es que no lo pretendo, porque hablo de la actualidad, de lo que estamos viviendo hoy, no ayer, de lo que estamos perdiendo hoy (que se ganó antes con mucho esfuerzo y mucha lucha, pero lucha de verdad). Es una reflexión personal, de alguien que creé que tenemos que reconstruirnos (los sindicatos), o terminaremos destruidos.

      No está escrito para que guste, o te piensas que a mi me gusta como están las cosas? Pero hay que salir del gueto y ver las cosas, y mutar, o morir.

      AH, por cierto como ya he dicho si buscas cainite62 sabes quien soy, yo si busco Gemma tengo 77 millones de entradas, ¿quién es el anonimo?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s