Basta

Lean el título, es un mensaje corto y sencillo, es una declaración de principios: basta. ¿No creen  que es el momento de decírselo a ellos? Me considero una persona realista (otros dicen que pesimista), yo creo que esta reforma habría llegado igual fuera cual fuera el color del gobierno. En el hipotético caso de que el gobierno no lo hubiera hecho, habría recibido fuertes presiones y ataques especulativos, hasta tener que ser intervenidos. Y una vez intervenidos ya sabemos quién dicta las ordenes, y quién pone o quita un gobierno.

Espero en los días venideros poder hacer alguna otra entrada, analizando con lo poco que sé, lo que veo en esta reforma laboral. Se lo resumiré: es una carta blanca a los empresarios, para reajustar, a su conveniencia, lo que les de la gana dentro de su empresa, y pasar por encima de los derechos de su personal. No creo que haga falta decir nada más sobre esto, los medios e Internet van llenos de artículos al respecto. Es importante que no se fíen de los medios, porque bombardean con titulares sobre los cambios “más importantes” de está reforma. Cambios que posiblemente el gobierno, en la gestión en el parlamento, suavice un poco. Pero es que hay muchas cosas de las que casi no se habla, que son de una brutalidad difícil de imaginar. Pero lo dicho, espero poder tratar el tema más en profundidad.

Ahora hagamos algo de reflexión. La actual crisis la fabrican los bancos, con todo el tema de las hipotecas basuras (bueno, esto es una de las teorías, tiene de todos los colores, pero los bancos siempre están en medio). El sistema financiero se empieza a tambalear a nivel mundial, y todos los que están chupando de él tienen miedo de perder la teta que les alimenta. Así que los gobiernos empiezan a inyectar capital a las entidades financieras, y éstas a guardárselo en el bolsillo por si vienen tiempos peores.

La crisis no frena, cae el consumo, lo que obliga a tomar medidas a las empresas, reducción de plantillas, reducción de gastos. Más caída de consumo y aumento de gente solicitando las ayudas para estas situaciones a los gobiernos. Los gobiernos ven como su dinero se va cada vez más deprisa, y por si fuera poco los especuladores van atacando la moneda, los alimentos, la deuda, cualquier cosa de la que se pueda sacar dinero rápido. Empiezan a haber gobiernos que amenazan con la bancarrota, y son intervenidos para que no se vengan abajo y se produzca un efecto dominó. Se les inyecta dinero, pero a cambio de unas exigencias de recortes durísimas. Incluso con estas medidas, alguno de estos gobiernos no tiene bastante, necesitan más dinero, y claro, les piden más recortes. A los que no dan el callo ya directamente les cambian el gobierno para poner uno “técnico” que haga lo que tiene que hacer, o sea recortar. Los demás como no quieren perder el sillón, recortan más sin que nadie se lo diga.

Y aquí estamos, como ven es un resumen rápido. Entonces, ¿quien es el causante inicial de todo esto? Correcto, los bancos. Los mismos que siguen forrándose con beneficios año tras año, los mismo cuyos directivos tienen unos sueldos que son una vergüenza, los mismos que te ponen en la calle si ya no puedes pagar tu hipoteca, los mismos que te han engañado con “maravillosos” productos de inversión y ahora no te dan tu dinero.

A los bancos se la suda que hagamos huelga, se la suda que nos manifestemos y se la suda que la liemos parda y le peguemos fuego al país. Se la suda porque todo eso es movimiento de dinero, que es su negocio y lo que les hace ganar aún más dinero.

A los bancos sólo les duele una cosa, nuestro/su dinero. Es por eso que están liando la que están liando, porque son como Tío Gilito nadando en su piscina de dinero, nunca tienen bastante. Pero tienen un punto débil, la mayor parte de su dinero es en realidad nuestro dinero. ¿A alguien que te esta dando por culo contra tu voluntad le darías voluntariamente tu dinero? ¿Entonces por qué se lo damos a los bancos?

Mi propuesta de protesta es muy sencilla, fijemos una fecha del calendario, a partir de esa fecha, cada uno según vaya pudiendo, vamos a retirar de una vez la mitad del dinero que tenemos ingresado. Vamos a marcar unas condiciones, y vamos a fijar un plazo. Si pasado ese plazo no se han cumplido las condiciones, retiraremos el resto del dinero.

Tengan claro que si esto funcionará de manera masiva, no tardarían ni una hora en hacer cerrar las oficinas bancarias para que no pudiéramos sacar más dinero, ese es el momento en que hay que sentarse delante del banco, y decir que no nos moveremos hasta que nos den nuestro dinero.

Para quien le apetezca sumarse a esta iniciativa, y moverla por Internet propongo dos hastags, #basta y #dememidinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s