Megaupload

Mucho se está hablando estos días sobre el cierre, de manos nada menos que de el FBI, de esta plataforma de Internet.  No puedo dejar de poner mis cinco céntimos. Vayamos por partes.

 

EL NEGOCIO

Megaupload es una empresa con animo de lucro. Como cualquier otra empresa, hace todo lo posible para ganar dinero. En el caso de Megaupload esto lo conseguía de dos maneras. Por una lado, cobraba unas cuentas premium que permitían acceso ilimitado de tiempo a sus visionados en streaming, descargas rápidas y sin esperas de sus contenidos, y espacio de almacenaje para guardar lo que uno quisiera.

La otra manera de recaudar era mediante publicidad. La publicidad llegaba a ser agobiante. Hasta que uno no tenía por la mano los botones que debía de tocar para acceder a la información que necesitaba, te hartabas de tocar botones confusos que no dejaban de abrir páginas y más página publicitarias.

Al parecer, el éxito del servicio, ha conseguido hacer de sus dueños unos millonarios felices (bueno, ahora probablemente no tan felices).

Nunca he disfrutado de una cuenta premium, así que no puedo opinar. Pero desde luego, con acceso gratuito, era uno de los mejores servicios de este tipo que se podían encontrar.

 

EL DELITO

Pues sobre todo parece que el delito se basa, sobre todo, en el trafico de contenidos con derechos, sin pagar por ellos y consiguiendo lucro.

Así de salida la cosa patina un poco. Según lo que se ha explicado, Megaupload era un servicio de almacenamiento, el contenido de lo que había almacenado no era, en principio, suyo, sino de sus clientes. Busquemos ejemplos. Si alguien guarda joyas robadas en un trastero alquilado en Blue Space, ¿Blue Space está cometiendo un delito? Si alguien guarda droga, en una caja de seguridad del Banco de España, ¿El Banco de España esta cometiendo un delito? Sólo se me ocurre un modo en que la respuesta fuera sí, que Blue Space y el Banco de España, supieran que se estaba guardando algo ilegal, y no lo denunciarán. Parece bastante probable que los dueños de Megaupload supieran para que se usaba su servicio, y no sólo eso, sino que seguían cobrando por ello.

Y cuidado, no vayan ustedes a confundirse, que yo soy el ultimo en defender esos supuestos derechos que otorga el copyright, pero las cosas claras, es un delito.

Por otro lado ayer me enteré de otra cosa que me hizo pensar en un delito aún más gordo. Series Yonkis, plataforma de visionado de series de gran éxito en España y Latinoamérica, parece que pertenecía a la misma sociedad que Megaupload. Desde Series Yonkis, se dirigía a Megaupload para visionados y descargas (normalmente está opción siempre era la primera). Si uno fuera mal pensando, podría creer que alguien relacionado con Megaupload colgaba contenido interesante (las últimas series y películas), para que más gente visitara el sitio y se decidiera a pagar sus servicios.

No hay que olvidar que hay gente que pagaba religiosamente su servicio, y que almacenaba material propio, sobre el que tenia todos los derechos. Esta gente se ha quedado sin el dinero de la cuota pagado ya, pero sobre todo, sin lo que tuviera almacenado, probablemente producto de horas de trabajo. Y esto ha sido así, porque el FBI a entrado en Megaupload como el que entra en cártel de la droga, asumiendo que todo lo que hay allí es delito. Había muchas maneras de ejercer la acción legal, sin perjudicar a honrados usuarios.

 

EL SÍMBOLO

Rabia, esto es lo que se ha podido ver correr como la pólvora por Internet después del cierre de Megaupload. Las redes sociales echando humo, Anonymus lanzado una ataque de represalia sobre diversas webs, gente hablando de una guerra mundial cibernética, gente convocando a manifestaciones de protesta.

Damas y caballeros, tranquilícense, respiren hondo, no dejen que les hagan perder de vista la realidad. Se que piensan que han perdido libertad y han sido censurados, pero lamento comunicarles que es mentira.

Para empezar, mayoritariamente, Megaupload se usaba para ver series de televisión y películas. Recordemos que además, la empresa no lo hacía solidariamente, sino por la pasta. Que me hayan cortado el acceso a una de mis fuentes de entretenimiento me jode, no les voy a decir que no, pero para mi la libertad es algo bastante más complejo que ver series de televisión.

Comprendo que meterse ahí dentro, y tenerlo todo juntito, y actualizado casi al minuto, es muy cómodo. Pero cualquiera que tenga unas mínimas tablas en Internet le puede decir cuarenta modos distintos de conseguir todo ese material por el que ahora están llorando. Y lo que es mejor, no sólo de ese material, sino de lo que de verdad nos debería de preocupar, del acceso a una información libre e independiente (aunque mezclada entre mucha paja). ¡Ah! Eso sí que es algo importante por lo que vale la pena luchar, por tener acceso a eso, a la información. Y cuidado, tener acceso a la cultura, también lo es.

Y no se asusten, ahí dentro, en esta mente colmena que forma Internet, hay personas con la capacidad suficiente para crear nuevos métodos de compartir. Y si nos cortan Internet volveremos a los modems telefónicos y a las BBS, y si nos cortan los teléfonos nos pasaremos copias en soporte magnético, y aún nos quedarán las fotocopiadoras, la imprenta y la caligrafía. Y si no tuviéramos ni eso nos quedaría El Bosque de los Hombres-Libro.

Por mucho que nos quiten, la información y la cultura seguirán siendo libres.

Anuncios

4 comentarios en “Megaupload

  1. Dejando al margen el hecho del delito o no por parte de los propietarios, creo que la actuación contra Megaupload tiene tres puntos importantes a tener en cuenta:

    – Golpe de efecto: creo que las autoridades americanas han querido dejar claro que en el fondo les importa una mierda las protestas contra las leyes para controlar internet, que con SOPA/PIPA o sin ellas, si quieren van a cerrar las webs que les convenga.

    – Oportunidad: el hecho de hacerlo casi como una consecuencia del blackout creo que ha sido intencionado, por una parte para darle más relevancia, y por otro para que la gente se olvidara del blackout. Y si no a las evidencias me remito. Sobre el blackout se habló (no solo en los medios tradicionales y oficiales) el mismo día, y un poco menos el día después, pero del caso Megaupload se ha hablado durante días, se sigue hablando, y seguro que se seguirá hablando durante mucho tiempo.

    – Objetivo: la gran pregunta es porqué se ha actuado precisamente contra Megaupload y no otras de las (muy) numerosas páginas que hacen exactamente lo mismo. Y lo que es más, porque SOLO contra ella, especialmente cuando el hacerlo implica otros paises, y eso puede generar (muy hipotéticamente) problemas para las autoridades americanas (denegación de extradicción, etc.). Pues si es cierto lo que he ido leyendo por ahí, creo que se ha elegido este objetivo porque parece que iban a abrir un servicio relacionado con la música en el que las grandes distribuidoras no iban a ver ni un duro, ya que se negociaba directamente con los artistas (los que muchas veces acaban sin ver ni un duro pese a ser los que realmente trabajan y crean), cosa que a los lobbies, que son los mismos que presionan para la aprobación de leyes como la SOPA, no les interesaba.

  2. Alfons dijo:

    “Y si nos cortan Internet volveremos a los modems telefónicos y a las BBS, y si nos cortan los teléfonos nos pasaremos copias en soporte magnético, y aún nos quedarán las fotocopiadoras, la imprenta y la caligrafía. ”

    Veo que has hecho un ejercicio de memoria histórica (en orden inverso a su aparición) 🙂

    Reconozco que he consumido y consumo productos pirateados en cualquiera de los formatos que has indicado desde los 19 años (y tengo 47). Los motivos son diversos: desde no tener la posibilidad de adquirir el producto original, pasando por precios que he considerado abusivos (en algún caso por productos que eran una auténtica m…) o directamente por no tener el dinero suficiente para comprarlo. Pero lo que siempre he tenido claro es que yo no pago ni pagaré a un pirata para conseguir estos productos.
    Y tal como comentó Enrique Dans recientemente en La Vanguardia: la industria tiene un problema si hay gente que paga dinero a un pirata y no al propietario legal para poder descargarse las series, películas o cualquier otro contenido.

  3. Chema Pamundi dijo:

    Totalmente de acuerdo con el artículo. Los niveles de demagogia y exageración a los que se ha llegado con este asunto me parecen tan o más vomitivos y tergiversadores que el hecho en sí (y eso que yo mismo me descargo material pirata como una perra). ¿Me han cortado el grifo? Pues me jodo y me busco otro. Pero invocar LA LIBERTAD y demás palabras mayores en este caso me parece de un cinismo acojonante (vete a decirle a un preso político de cualquier régimen totalitario que a ti te han coartado tu libertad porque ya no puedes ver House o El Mentalista gratis, y verás el ataque de risa que le entra). Es como si cada día te invitaran a comer a un restaurante, y el día que deciden dejar de invitarte te pusieras a insultar al dueño…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s