Recortes

Desde hace un tiempo nuestros “queridos” políticos han descubierto que hay una crisis. En realidad, hace mucho más que existe una crisis de lo que ellos se piensan, pero claro, esa crisis la sufríamos en la parte baja de la pirámide, no en el estrato donde ellos residen. Para ser más exactos habría que decir que la crisis afecta al Mercado, y es el Mercado quien le dice a los políticos que lo arreglen, que para eso les paga.

Para solucionar la crisis del mercado, los políticos sacan las tijeras y le dan a los recortes. Y como nadie entiende esos recortes, deciden explicárnoslo como si fuéramos niños pequeños y además tontos. Y van y comparan la economía del país, con la economía de una familia. Y nos explican que cuando en una familia el dinero no llega a final de mes, también se hacen recortes.

Razón no les falta, eso es así. Pero claro, una cosa es hacer recortes, y otra hacerlos como lo hacen ellos. Y como ellos también parecen tontitos, pues vamos a explicarlo del mismo modo. Presten atención, señores políticos, que no repito.

Supongamos una familia de cinco personas, un matrimonio, dos hijos y el abuelo. La familia no tiene un mal nivel económico, el matrimonio trabaja, y también uno de los hijos, y además el abuelo recibe una pensión no contributiva. Tienen un piso en la ciudad y una torre en una urbanización, dos coches, bueno tres, aunque el abuelo casi no usa el suyo. Todos los tienen en un parking junto con la moto para el hijo que trabaja. La hija estudia en la universidad. Tiene una persona que les viene dos veces por semana a ayudar en la limpieza. Tienen Internet, televisión satélite, y están suscritos a dos diarios y varias revistas. También pagan una mutua médica, un plan de pensiones, varios seguros, y con lo que consiguen ahorrar hacen al menos un viaje al año.

Como pueden observar, la familia no vive en un gran lujo, pero no se pueden quejar, se puede decir que viven bien.

Pero eso va a cambiar, llega la crisis, dos miembros de la familia se quedan sin trabajo. Al principio, mientras les dura la prestación de desempleo, sólo han de reducir algunos gastos, pero cuando se termina, y sigue sin llegar el trabajo, llegar a fin de mes es cada vez más difícil.

Bueno, llegados a esta situación, comienzan los recortes. ¿Qué haría una familia para conseguir llegar a fin de mes?. Hay cosas bastante claras, los vehículos de familia deberían dejar el parking, y habría que desprenderse de alguno de ellos. Se harían turnos de limpieza para ahorrase el gasto de la persona de limpieza. Las vacaciones se dejarían para tiempos mejores. Gastos superfluos como la televisión satélite, la suscripción a diarios y revistas, serían los primeros en saltar. Si la cosa sigue sin arreglarse, habría que entrar con gastos más importantes, planes de seguros y seguros varios, desprenderse de la casita de campo. ¿Qué es lo que aguantaríamos hasta el final? Pues lo relacionado con la salud, la alimentación y con la educación, ya que los dos primeros son necesarios para mantener una vida digna, y lo segundo puede ser el futuro de la familia.

¿Y qué pasaría si esa familia fuera nuestro país y nuestro gobierno tomará las decisiones? Para empezar contrataría a algunos expertos (y no baratos), para estudiar porque está pasando todo. Después, negaría que esté pasando nada, y mantendría el nivel de gasto, y no sólo eso, lo aumentaría, para demostrar que todo va bien. Cuando la cosa ya fuera indefendible, diría que bueno, que vale, que hay una crisis, pero que no es culpa de la familia, que en realidad es culpa de los vecinos de al lado que no paran de despilfarrar. Crearían una comisión, con dietas y viajes pagados, para estudiar como se ha resuelto el problema en otras familias. Finalmente aplicarían las medidas necesarias, según ese estudio. Cancelarían el seguro medico, sacarían a la hija de la universidad y la pondrían a buscar trabajo (con el índice de paro, encontrarlo fácil no será), comprarían un coche más lujoso y buenos trajes para ir a las entrevistas de trabajo sin parecer pordioseros. Finalmente venderían el piso , y con los obtenido comprarían otro mejor, pidiendo evidentemente una hipoteca a 150 años, con unos intereses draconianos. Y si faltará dinero, todos a comer patatas, que eso de comer es un vicio.

Afortunadamente esto es una fábula, y ningún gobierno formado por políticos serios, dignos y honestos haría algo así, ¿verdad?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s