Manifestaciones

Ante todo la verdad por delante. No, yo no me manifesté el día 15 de mayo de 2011. Sería muy fácil ahora, ante lo que parece un éxito en la convocatoria, decir que yo estaba allí manifestándome. Estaba, pero no manifestándome, sino cubriendo, de manera modesta, la información del evento. En ningún momento mostré eslogan alguno, y sólo dejé los laterales de la manifestación para tomar alguna foto.

Y es que, aunque no soy consecuente para muchas cosas, para otras sí. Junto a otros amigos ya hace tiempo que vengo diciendo que las manifestaciones, tal y como las entendemos hoy en día, no dan resultado. La manifestaciones son un ritual de afirmación, un ritual que nos permite ver que no estamos solos, que hay más gente que piensa como nosotros. Lamentablemente, en muchas ocasiones esto termina en violencia. Sin entrar en si es violencia legitima o no, o si está provocada por unos o por otros, lo que es seguro es que siempre hay inocentes que resultan perjudicados por esa violencia, y eso desacredita ante la opinión pública los argumentos (correctos o no) de los manifestantes. Y esto último viene además reforzado por los tratamientos que suelen dar las agencias informativas de estos temas, muchas veces totalmente parciales.

Y sin embargo, las manifestaciones del 15-M han tenido unas particularidades que vale la pena resaltar.

Lo primero es que estaban convocadas desde Internet, a través de las redes sociales. Pero a pesar de ellos corrió de boca en boca. Porque oigan, pongo en duda que algunas de las personas que se manifestaban tuviera un acceso adecuado a Internet.

Lo segundo es que esa convocatoria no venía de la mano de ningún partido político o sindicato. En las listas de entidades adheridas, encabezadas por Democracia Real Ya, había sobre todo muchos grupos y blogs de internet, pero no partidos. Por lo tanto, evidentemente, no había banderas de partidos, ni pancartas portadas por los políticos de turno ansiosos de fotos.

Lo tercero es que no había una sola consigna, único eslogan. Había uno central, que encabezaba la manifestación: “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”. Pero la gracia es que cada manifestante podía tener su propio eslogan, y poner en él lo que pensaba.

Lo cuarto, que ya he comentado con los partidos, es que no había banderas. Bueno sí, alguna había, alguna suelta, pero era la excepción. La gente no necesitaba banderas, porque sólo necesitaba que se les viera como lo que son, gente, gente normal y corriente, gente cansada de las tomaduras de pelo.

Y lo quinto, aunque por lo que parece no en todas partes. En Barcelona la manifestación transcurrió con una absoluta calma, sin ningún incidente violento, sin detenidos (al menos que me haya enterado). Parece que no fue así en todas partes, y estoy seguro de que aquí alguno habría con ganas de liarla, pero la mayoría de la gente se lo tomó como una fiesta.

Los medios informativos han sido parcos en hablar del tema. Antes de los actos, han hecho prácticamente caso omiso. Y una vez ante los hechos, no han tenido más remedio que decir algo, en muchas ocasiones, mal y tarde. Pero eso no tiene importancia, porque otra de las maravillas de esta manifestación es que se pueden encontrar fotos y vídeos en cantidades ingentes en la red.

Y con eso se completa el círculo, ha salido de la red, y ha vuelto a ella, y su onda expansiva, aunque pequeña, se ha extendido por la realidad de esas castas que normalmente viven alejadas del mundo. Pero no se confundan, apenas han pestañeado por la sorpresa, en algún caso quizás hayan levantado una ceja, pero poco más. Pero no en todos los casos, para los expertos en la manipulación y el control de la población se han disparado algunas alarmas. Pero no son alarmas de miedo, para estos individuos brilla con luz propia una fuente de poder en bruto, casi sin controlar. ¿No lo oyen? Es el sonido de su inmensa maquinaria poniéndose en marcha. Ya están buscando qué les pueden vender, ya están copiando sus eslóganes y su imagen, ya analizan como re-dirigir ese poder hacia sus propios intereses.

Cuidado, damas y caballeros, lo que consiguieron ayer es aún algo pequeño, pero no permitan que se lo roben. Como un buen amigo ha dicho hoy,lo difícil empieza ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s