Armarios

Nuestro mundo esta lleno de armarios, armarios ocupados por gente que esconde algo dentro. Todos tenemos uno o varios armarios cerrados, escondidos, alejados de los que nos conocen, no nos atrevemos a abrirlos.

El tema de los armarios lo pusieron de moda los homosexuales. La frase “salir del armario” se refería a ellos, a los que revelaban su elección sexual a la luz pública. Es evidente que no en todas partes se podía salir del armario. En el primer mundo somos muy chulitos con esto, con la no discriminación, con la solidaridad con ellos. Pero a nadie se le escapa que hay muchas partes del mundo donde aún están dentro del armario. Es más, incluso en nuestro mundo hay gente que aún no puede revelar su condición.

Pero los armarios no están (o han estado) solo llenos de homosexuales. Sin salir de la tematica del sexo, hay muchas practicas sexuales que se alejan de la “normalidad” de la sociedad actual. Den una vuelta por internet y encontrarán tantas variaciones, de algo que parece siempre lo mismo, que se sorprenderán. Mucha gente arrugaria el entrecejo, y miraría con desprecio a cualquiera que dijera que le excitan alguna de esas practicas. Es por eso que muchas permanecen escondidas, solo algunos valientes la has hacen publicas, y solo unos pocos más se atreven a contárselo a algún amigo o amiga muy intimo.

Pero los armarios no están solo llenos de practicas sexuales. Nuestra sociedad actual, de la que estamos tan orgullosos, es muchísimo más intolerante de lo que podría parecer a primera vista. A grades voces anunciamos lo tolerantes y justos que somos, pero con la boca pequeña y por la espalda criticamos con rapidez por cualquier motivo.

Desde como viste a como lleva el pelo. Desde su raza a su religión. Desde sus ideas políticas a sus aficiones deportivas. Desde su pais a sus negocios. Todo vale, no nos cortamos. Cogemos la plantilla de “persona normal” la ponemos encima, y si sale algo por los lados señalamos con el dedo. Y lo peor es que no nos damos cuenta que nosotros mismos tampoco cogemos en ese molde de persona normal. Incluso diré más, ese molde es de mentiras, porque no hay nadie que sea TAN normal, y si lo hubiera, seria algo tan extraño que el no normal sería precisamente él o ella.

Así que viva la no normalidad, y ojalá en un día no muy lejano podamos mostrar nuestras no normalidades sin complejos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s